NASA y el agujero negro: concepto artístico del agujero negro supermasivo más distante jamás descubierto. Es parte de un cuásar de solo 690 millones de años después del Big Bang. (Foto: Robin Dienel/Carnegie Institution for Science Vía NASA)

NASA y el agujero negro: concepto artístico del agujero negro supermasivo más distante jamás descubierto. Es parte de un cuásar de solo 690 millones de años después del Big Bang. (Foto: Robin Dienel/Carnegie Institution for Science Vía NASA)

Síguenos en Facebook



Los científicos han descubierto una rara reliquia del Universo temprano: el agujero negro supermasivo más lejano conocido a la fecha. Esta bestia traga-materia tiene 800 millones de veces la masa de nuestro Sol, lo cual es increíblemente grande para su edad, indicó la agencia NASA sobre un estudio publicado en la revista Nature.

“Este agujero negro creció mucho más grande de lo que esperamos en solo 690 millones de años después del Big Bang, lo que desafía nuestras teorías sobre cómo se forman los agujeros negros”, manifestó uno de los autores del estudio Daniel Stern, quien pertenece al Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

La NASA explica en su sitio web oficial que los astrónomos tuvieron que combinar la data del WISE con otros telescopios para identificar potenciales objetos distantes a estudiar. Luego hicieron un seguimiento con los telescopios en Chile. El astrónomo Eduardo Bañados del Carnegie lideró los esfuerzos para identificar a los candidatos entre cientos de millones de objetos que el WISE halló dignos de ser seguidos.

Para que los agujeros negros se hicieran tan grande en el Universo temprano, los astrónomos especulan que deben de haber habido condiciones especiales para permitir el rápido crecimiento, pero las razones continúan siendo un misterio, reconoce la NASA.

El recientemente encontrado agujero negro está devorando material vorazmente en el centro de una galaxia, un fenómeno denominado cuásar. Este cuásar es especialmente interesante, según la NASA, porque proviene de un tiempo en el que el Universo está recién empezando a emerger de la edad oscura.

Para la NASA, este descubrimiento proveerá información fundamental sobre el Universo cuando solo era un 5% de su edad actual.

“Los cuásares están entre los objetos celestiales más brillantes y más distantes conocidos y son cruciales para comprender el Universo temprano”, manifestó el co-autor Bram Venemans del Instituto de Astronomía Max Planck en Alemania.

La NASA explica que el Universo se inició en una sopa caliente de partículas que rápidamente se separó en un periodo llamado inflación. Aproximadamente 400,000 años después del Big Bang, estas partículas se enfriaron y se juntaron en un gas de hidrógeno neutral. Sin embargo, el Universo permaneció oscuro, sin ninguna fuente de luminosidad, hasta que la gravedad condensó la materia en lo que fueron las primeras estrellas y galaxias.

La energía liberada por estas galaxias antiguas causó que el hidrógeno neutral se excitara e ionizara, o perdiera un electrón. El gas ha permanecido en ese estado desde ese tiempo. Una vez que el universo se volvió a ionizar, los fotones podían viajar libremente por el espacio. Este es el punto en el que el Universo se volvió transparente a la luz.

Según la NASA, mucho del hidrógeno alrededor del recientemente descubierto cuásar es neutral. Eso significa que el cuásar no solo es el más distante. Es también el único ejemplo que los astrónomos tienen del Universo antes de volverse a ionizar.

“Fue la última gran transición del Universo y una de las fronteras actuales de la astrofísica”, dijo Bañados.

La distancia del cuásar está determinada por lo que se denomina su desplazamiento al rojo, una medida de cuánto se estira la longitud de onda de su luz mediante la expansión del universo antes de llegar a la Tierra. Cuanto mayor es el desplazamiento al rojo, mayor es la distancia. Este cuásar recién descubierto tiene un corrimiento al rojo de 7.54, basado en la detección de emisiones de carbono ionizado de la galaxia que aloja el agujero negro masivo. Eso significa que tomó más de 13 mil millones de años para que la luz del cuásar nos alcanzara.

Los científicos predicen que el cielo contiene entre 20 y 100 cuásares tan brillantes y tan distantes como este cuásar. Los astrónomos esperan ansiosamente la misión Euclid de la Agencia Espacial Europea y la misión del Telescopio Infrarrojo de Levantamiento (WFIRST) de la NASA para encontrar más objetos distantes.

“Con la construcción de varias instalaciones de próxima generación, incluso más sensibles, podemos esperar muchos descubrimientos emocionantes en los inicios del universo en los próximos años”, sostuvo Stern de acuerdo a la página de la NASA.