Síguenos en Facebook



FOTOS Y VIDEO. La agencia espacial de Estados Unidos (EEUU-USA), NASA, tiene como objetivo llevar al hombre a Marte. Para eso trabaja desde diferentes frentes: construyendo un súper cohete que impulse a una resistente nave espacial, investigando el posible cultivo de plantas – como la papa – en el espacio, e incluso la creación de una base en la Luna, entre otras opciones.

Sin embargo, uno de los grandes retos que los científicos e ingenieros de la NASA deben afrontar es la radiación espacial. En la Tierra, los humanos estamos protegidos gracias a nuestra atmósfera, sin embargo, fuera de nuestro planeta los seres humanos son más vulnerables al poder del Cosmos.

“Para el viaje a Marte, el programa de investigación humana trabaja para proyectar, valorar y resolver los problemas que los astronautas tendrán en el espacio. Específicamente para la investigación de radiación, el programa de investigación humana trabaja para predecir y mitigar los efectos en la salud de la radiación espacial en los astronautas”, declaró Ryan Norman investigador físico de la NASA, según se aprecia en un video publicado en el portal YouTube.

Para Lisa Simonsen, científica de Elementos de Radiación Espacial de la NASA, una de las partes más desafiantes de la exploración humana de Marte no es necesariamente la tecnología para llegar al Planeta Rjo, sino el riesgo de exposición a la radiación y las consecuencias a largo plazo para la salud de los astronautas.

“Hay dos partes de radiación de las que tenemos que proteger a la tripulación: una es un evento de partícula solar donde hay una tormenta solar y sus partículas energéticas son enviadas”, destacó en el video de YouTube Pat Troutman, líder de la Análisis Estratégico de Exploración Humana de la agencia espacial NASA.

“Afortunadamente sabes cómo proteger a la tripulación de eso (tormentas solares). Los ponemos en un refugio que es protegido por grandes cantidades de agua y debido a su corta duración de horas o días como máximo pueden salir y continuar con su viaje”, agregó.

No obstante, el tipo de radiación del que no saben con certeza cómo proteger a los astronautas son los rayos cósmicos galácticos. “Estos son partículas altamente energéticas que provienen de toda la galaxia hacia el Sistema Solar y la *Tierra*”, explicó.

Así será exploración humana en Marte. (Video: NASA/ YouTube )

El científico manifestó en el video de la NASA en el portal YouTube que no se puede proteger al astronauta “de cosas que son tan altamente energéticas que pueden rasgar a través de todos los metales, todo el plástico, todo el agua y todo el material celular”.

Según indicó, durante este proceso producen un efecto cascada de radiación, y – advirtió – a través de algunos materiales puede causar un incluso un peor ambiente de radiación.

Es así que la NASA está tratando de crear una nave espacial que proteja a la tripulación y no produzca partículas aún más peligrosas.

Aseveró que muchas personas pueden pesar que esta radiación extrema podría evitar que la NASA envíe humanos al vecino Marte. No obstante, la NASA confía que sus técnicas de mitigación puedan dar pie a una misión al Planeta Rojo exitosa, con una tripulación sana y una vida larga después de que regresen a la Tierra.

DATOS CLAVES SOBRE MARTE

Marte es el cuarto planeta del sistema solar que recibe su nombre por el dios de la guerra romano (el Ares griego).

Recibe el apodo del Planeta Rojo debido a su apariencia rojiza por el óxido de hierro de su superficie.

Tiene dos satélites: Fobos y Deimos.

Es considerado el más parecido a la Tierra entre los planetas del sistema solar.

MIRA TAMBIÉN SOBRE MARTE

NASA: las zonas de exploración de Marte | VIDEO

Este concepto de animación muestra tan solo uno de los muchos posibles escenarios de cómo el aterrizaje de humanos de en Marte podría evolucionar a través de múltiples expediciones al Planeta Rojo en una década o más.

NASA: así se preparan los astronautas en la Tierra para ir a Marte | VIDEO

¿Pueden los astronautas realizar prácticas de la misión a Marte aquí en la Tierra? La NASA indica que sí. De hecho, como parte de la preparación para el estudio del Planeta Rojo, la agencia espacial estadounidense estudió lava en la gran isla de Hawáii.