ISIS: fuerzas iraquíes se preparan para irrumpir en Mosul

Nueva fase de ofensiva de Mosul contra ISIS. (Foto: EFE)

Nueva fase de ofensiva de Mosul contra ISIS. (Foto: EFE)

Síguenos en Facebook



Las fuerzas de seguridad iraquíes se han reorganizado y reagrupado a las afueras de la parte occidental de Mosul, controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI, ISIS o Daesh), en previsión de un ataque para irrumpir en la ciudad.

El comandante de las fuerzas antiterroristas, Abdelwahab al Saadi, dijo a Efe que sus hombres han concluido los preparativos para asaltar los primeros barrios occidentales de la ciudad, tras dos días de ofensiva en las afueras de la urbe.

“Las fuerzas especiales van a sorprender al enemigo y a causarle grandes pérdidas”, dijo Al Saadi, antes de subrayar que sus unidades han adquirido una “amplia experiencia en los combates en zonas urbanas y guerra callejera” en las ciudades de Al Anbar y Saladino y en los barrios orientales de Mosul, liberados el pasado enero.

Esa experiencia puede ser de especial utilidad porque en la mitad oeste de Mosul se encuentra el casco histórico, con calles estrechas y tortuosas, que pueden complicar el avance de las tropas.

El general Qasem Nasal, comandante de la IX División de Blindados del Ejército iraquí, por su parte, dijo a Efe que sus hombres detuvieron el avance después de haber cumplido sus objetivos en los primeros dos días de la ofensiva sobre el oeste de Mosul y están aguardando a recibir nuevas órdenes.

Nasal detalló que la misión de la IX División era tomar el control de ocho aldeas al suroeste de la capital de la provincia de Nínive y cortar las carreteras que comunican el territorio iraquí con el sirio, donde ISIS tiene su principal bastión en la ciudad de Al Raqa, para cortar los suministros y “ahogar” a los terroristas.

A pesar de que no hubo avances en el frente, desde las afueras meridionales de Mosul se podían escuchar hoy explosiones y se veían columnas de humo que se elevaban sobre la mitad oeste de la ciudad, blanco de la artillería iraquí y de la coalición internacional, así como de bombardeos contra las posiciones yihadistas.

Desde la distancia, sobre la ciudad se podía apreciar una capa de humo y polvo en suspensión que ennegrecía el cielo de la zona de conflicto.

Preparando el terreno para el ataque, numerosas columnas de blindados atravesaron hoy el río Tigris por un puente provisional construido a decenas de kilómetros al sur de Mosul y se agruparon en a escasa distancia del frente sur.

A su paso rumbo a Mosul, los militares fueron recibidos por numerosos niños de los pueblos liberados de ISIS, que los saludaron a pie de carretera haciendo el gesto de la victoria con los dedos.

Ante el inminente asalto a los barrios occidentales, densamente poblados, Hasal al Alaf, asistente del gobernador de Nínive, dijo a Efe que el ejecutivo regional, en colaboración con el Gobierno iraquí, está construyendo dos grandes campamentos de desplazados en el sur y el este de la ciudad para recibir a las familias que huyeron durante los combates.

Asimismo, explicó que las fuerzas iraquíes han preparado un pasillo de seguridad para facilitar la huida a las familias que quieran huir de los combates.

Naciones Unidas considera que entre 750.000 y 800.000 civiles residen en los barrios occidentales de Mosul, todavía controlados por ISIS, y las agencias humanitarias calculan que entre 250.000 y 400.000 civiles podrían huir de la urbe.

El pasado domingo, las fuerzas iraquíes conjuntas – integradas por unidades del Ejército, la Policía Federal y milicias progubernamentales – lanzaron un nuevo asalto sobre la parte occidental, que ha permanecido en manos de los yihadistas desde su irrupción en la urbe en junio de 2014.

La mitad oriental de Mosul, dividida en dos por el río Tigris, fue reconquistada el pasado mes de enero, aunque todavía está expuesta a ataques por parte de los extremistas, que han ofrecido una gran resistencia desde el comienzo de la campaña militar contra ellos en el norte de Irak en octubre de 2016.

Fuente: EFE

Relacionadas