ISIS: ingresos de Estado Islámico se han reducido a la mitad

Bandera en un pueblo sirio liberado de ISIS. (Foto: Getty Images)

Bandera en un pueblo sirio liberado de ISIS. (Foto: Getty Images)

Síguenos en Facebook



Los ingresos del grupo terrorista Estado Islámico (EI, ISIS o Daesh) se han reducido a la mitad en los últimos dos años, según un estudio del King’s College de Londres y la consultora Ernst & Young al que ha tenido acceso la revista alemana “Der Spiegel”.

El estudio, que será presentado mañana en la Conferencia de Seguridad de Múnich, asegura que mientras que en 2014 ISIS tuvo ingresos de 1.890 millones de euros, en 2016 estos sólo alcanzaron los 870 millones de dólares.

La fuerte caída de ingresos se debe, según los autores del estudio, a que ISIS ya no se está expandiendo sino que está perdiendo continuamente territorios en Irak y en Siria.

Con ello, también se reduce la recaudación de los “impuestos” que ISIS cobra en los territorios que controla y que constituyen la parte más importante de las finanzas de la organización, por delante de la venta de petróleo.

Los ingresos por pago de rescates y por venta de antigüedades, en cambio, son considerados por el estudio como poco relevantes.

Sin embargo, la caída de los ingresos de ISIS no hace que disminuya la amenaza terrorista.

“Según estimaciones de las autoridades francesas, para los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París no se gastaron más de 20.000 euros”, dijo a “Der Spiegel” Peter Neumann, uno de los cuatro autores del estudio.

Fuente: EFE

DATOS CLAVES SOBRE ISIS

El autodenonimado Estado Islámico de Irak y el Levante, conocido como Estado Islámico, EI, ISIS o Daesh, es un grupo terrorista fundamentalista yihadista que fue formado por fieles a Abu Bakr al-Baghdadi.

ISIS ha cometido crímenes contra minorías como los yazidíes, kurdos, chiíes, así como cristianos, entre otros. Ha usado la decapitación y fusilamiento como formas de ejecución, e incluso ha quemado vivos a prisioneros.

ISIS lanzó una ofensiva armada el 5 de junio de 2014 contra los ejércitos de Irak y Siria, apoderándose de amplios territorios en ambos países. Mosul (Irak) y Al Raqa (Siria) se convierten en las capitales de facto del autodenominado Estado Islámico.

Desde agosto de 2014, a petición de Irak, Estados Unidos decidió intervenir con bombardeos. Se formó la coalición internacional que primero solo bombardeaba objetivos de ISIS en Irak, y luego también en Siria.

A finales de septiembre de 2015, Rusia interviene militarmente en Siria con bombardeos a posiciones de ISIS y otros grupos yihadistas opositores al régimen de Damasco.

Con el apoyo de los bombardeos aéreos de las potencias extranjeras, las milicias locales – los kurdos (Peshmergas), chiíes (Multitud Popular), entre otras minorías y las propias fuerzas gubernamentales han logrado primero resistir a ISIS y luego lanzar contraofensivas, recuperando pueblos y liberando localidades del horror de Estado Islámico.

isis
Bandera de ISIS en un pueblo sirio. (Foto: Getty Images)

El 17 de octubre de 2016, las fuerzas gubernamentales de Irak, con el apoyo de los Peshmergas, milicias de clanes y Multitud Popular, así como con el respaldo aéreo de la coalición internacional, ha iniciado la llamada batalla de Mosul, una ofensiva que tiene como objetivo recuperar la ciudad y sus alrededores de manos de ISIS.

El 6 de noviembre de 2016 la alianza kurdo-árabe Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) con apoyo de la coalición internacional iniciaron la operación Irá del Éufrates o batalla de Al Raqa, que tiene como objetivo liberar la ciudad a Al Raqa.

Relacionadas