En nuestra sociedad aún existen muchos tabúes alrededor de la regla y los chequeos ginecológicos que toda mujer debe realizarse para no poner en riesgo su salud. (Foto: Pixabay)

En nuestra sociedad aún existen muchos tabúes alrededor de la regla y los chequeos ginecológicos que toda mujer debe realizarse para no poner en riesgo su salud. (Foto: Pixabay)

Síguenos en Facebook



En pleno siglo XXI, la menstruación , el cáncer de ovario y las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) se presentan como temas que se tocan con cierto recelo en los colegios o en casa, haciendo que muchas no tengan un conocimiento acertado sobre su salud y cómo tener una correcta higiene femenina que no desencadene en complicaciones o enfermedades mayores.

Conocer nuestra menstruación así como estar atentas a nuestro ciclo menstrual en general, nos permite tomar acciones tempranas sobre distintos problemas de salud. Por un lado podemos tomar conciencia sobre cómo nos sentimos durante el periodo, transmitir esta información concreta a un médico y así poder determinar de manera precisa distintos cambios hormonales para tratarlos a tiempo.

Es vital que las mujeres sepan cómo afrontar los días de regla, incluso desde puntos tan básicos como cuáles son las diferencias entre las toallas higiénicas, los tampones y las copas menstruales, y por qué debemos optar por una u otra alternativa. Daniela Blume, directora de DivaCup Perú señala que productos como la copa menstrual “nos permiten observar y medir nuestra menstruación, pudiendo detectar cambios de color o coágulos, que muchas veces con el uso de toallas y tampones pasan desapercibidos”.

Además, conocer tu cuerpo y tus ciclos menstruales no sólo te ayudará a tener una mejor salud física y estar atenta a cualquier cambio, sino que también tiene grandes beneficios psicológicos. Una mujer que sabe cómo es su ciclo, puede estar preparada para él.

Rompiendo mitos

Frente a este panorama, es necesario lograr que la menstruación y muchos temas femeninos dejen de ser un tabú. Por ejemplo, la regla no debe ser vista como un impedimento en la vida de la mujer, menos si hablamos de practicar deportes.

Si hablamos de los deportes que se pueden realizar, prácticamente no hay límites, siempre que tomemos las precauciones del caso. Lo más común es usar una toalla higiénica y ahora muchas eligen la copa menstrual “pues se mantiene fija en el canal vaginal incluso mejor que en momentos sedentarios debido al ajuste natural que sucede en el suelo pélvico al momento de ejercitarse, al contrario de una toalla higiénica, la cual se puede desacomodar durante la práctica deportiva”, detalla la experta.

Quiste ovárico

En el 2018, se incrementaron los casos de cáncer de ovario afectando a más de 18 millones a nivel mundial y provocando la muerte de 9 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud. Mientras tanto, en Perú se detectan más de 800 casos de cáncer de ovarios al año, de acuerdo al Ministerio de Salud. Ante este panorama, es vital crear conciencia desde temprana edad.

La enfermedad en el 70% de los casos se diagnostica en etapas avanzada, sumándole a ello que tiene síntomas ambiguos. Del mismo modo ocurre con los quistes ováricos benignos, generalmente, se descubren incidentalmente al ser muy pequeños y la mayoría no se da cuenta hasta que pasan por una revisión anual o alguna ecografía.

“Si bien es cierto, los quistes ováricos a menudo son difíciles de detectar sin un examen médico exhaustivo, existen signos que pueden ayudar a la detección temprana, especialmente las mujeres con antecedentes familiares de cáncer. Una de las señales más importantes podría ser un dolor abdominal o molestias que no parecen normales”, precisó, Francoise Veneroni, MD, obstetra-ginecóloga de Cleveland Clinic Florida.

Asimismo, otros de los síntomas pueden ser la hinchazón o el dolor en un lado de la parte inferior del abdomen, dolor en las relaciones sexuales, cambios en las deposiciones o en hábitos urinarios y períodos dolorosos, entre otros.

Los quistes también pueden ser funcionales (el más común y que ocurren como parte del ciclo menstrual debido a la ovulación y desaparecen por sí solos en el transcurso de unos pocos meses); sin embargo, el panorama cambia cuando hay ovario poliquístico, enfermedad que genera en la mujer niveles elevados de hormonas, esto es producto de varios quistes dentro del ovario que no lograron desprenderse y se fueron acumulando durante el tiempo. La solución es llevar un tratamiento hormonal que dependerá del cuerpo de la mujer y la gravedad de los quistes.

Los expertos de Cleveland Clinic, indican que, si el quiste mide más de 10 centímetros y causa un gran dolor pélvico es una señal para obtener ayuda de inmediato y posiblemente se requiera cirugía. Este padecimiento puede reducir o detener el flujo sanguíneo, por ello es importante buscar atención médica de inmediato para salvar el ovario.

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

Son más comunes de lo que se cree y la falta de información las convierten en potenciales peligros para la salud. Se transmiten por medio de un encuentro sexual, no presentan síntomas en sus primeras etapas y son mucho más comunes de lo que se cree. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a diario se registran cerca de un millón de casos nuevos de ETS consideradas ‘curables’ en todo el mundo.

La Dra. Eliana Romero, ginecóloga de SANNA Clínica San Borja, explica que hay ETS que no tienen cura como la Hepatitis B o C, herpes, el VIH y el Virus del Papiloma Humano, mientras que otras pueden ser tratadas por medio de medicamentos. Este es el caso de la clamidia, gonorrea, verrugas genitales, etc.

Agrega que si bien el uso de preservativos puede ser una buena opción, esta no es segura al 100%, incluso cuando se practica sexo oral y descarto que una mujer se pueda contagiar en un baño público pues la única forma de contagio es por contacto sexual, uso de agujas infectadas, transfusión de sangre y de madre a hijo durante el embarazo.