The Walking Dead 7x16: traición, sacrificio, esperanza y guerra marcan final de temporada 7

Negan creía que tenía todo a su favor, pero se llevó una desagrable sorpresa en el final de temporada de 'The Walking Dead' (Foto: AMC)

Negan creía que tenía todo a su favor, pero se llevó una desagrable sorpresa en el final de temporada de 'The Walking Dead' (Foto: AMC)

Síguenos en Facebook



FOTOS Y VIDEO. Traición, sacrificio, esperanza y el inicio de la guerra. Todo eso pasó en el final de temporada de The Walking Dead, donde Negan (Jeffrey Dean Morgan) entendió que perdió la ventaja, que ahora debe enfrentar a un ejército tan grande como el suyo en medio del apocalipsis zombi.

Tal como fue sugerido por el elenco de The Walking Dead, ‘The First Day of the Rest of Your Life’ (7×16) fue un episodio bastante agridulce porque Sasha (Sonequa Martin-Green) murió. En realidad, se suicidó, pero su fallecimiento fue la oportunidad que necesitaron los alexandrinos para defenderse de una emboscada de los ‘saviors’ (‘salvadores’), quienes pudieron convencer a los sobrevivientes de la chatarrería de unirse a su bando. Sí, Jadis (Pollyanna McIntosh) fue el pajarito que le contó a Negan lo que tenía planeado Rick (Andrew Lincoln) y a partir de esta información, los ‘saviors’ prepararon su ofensiva y todo habría salido a su favor si es que no fuera por Sasha – en primer lugar – y por el arribo de los aliados.

Negan creía haber convencido a Sasha de hablar con Rick para detener su rebelión, pero en el ataúd al que fue metida para llevarla hasta Alexandria, la hermana de Tyreese (Chad L. Coleman) bebió el veneno fabricado por Eugene (Josh McDermitt) y cuando Negan intentó usarla para controlar a los alexandrinos, se llevó una terrible sorpresa. Sasha como walker saltó sobre él y esa distracción fue aprovechada por Rick y su grupo para responder con fuego a los ‘scavangers’ (‘carroñeros’), a quienes habían dejado entrar a su ciudadela sin imaginar que levantarían las armas contra ellos. No obstante, el sacrificio de Sasha no fue suficiente.

[ENLACE. The Walking Dead 7×16: la historia de Sasha en palabras de Sonequa Martin-Green]

[ENLACE. The Walking Dead 7×16: personaje vuelve a la ‘vida’ y actor lo explica todo]

[ENLACE. The Walking Dead 7×16: ¿quién es Bernie Wrightson y por qué fue homenajeado al final?]

Los rebeldes fueron superados por sus enemigos a pesar de haberse encargado de varios de ellos y en determinado punto, Rick y Carl (Chandler Riggs) fueron obligados a arrodillarse ante Negan. Todo parecía perdido una vez más. Incluso parecía que Michonne (Danai Gurira) había muerto. Pero la esperanza apareció. No podía terminar esta temporada sin una cuota de esperanza.

Justo cuando Negan se preparaba para asesinar a Carl a batazos, como hizo al principio de esta entrega con Glenn (Steven Yeun) y Abraham (Michael Cudlitz) – quien reapareció como un recuerdo de Sasha tras tomarse el veneno -, la tigresa Shiva saltó sobre uno de los ‘saviors’, Negan gritó del susto y los soldados del Kingdom (Reino) y de Hilltop salvaron el día. Si bien Negan y Jadis pudieron escapar con parte de sus fuerzas, sin saber que Dwight (Austin Amelio) ahora forma parte de la resistencia, la alianza ha sido forjada con una única consigna: liberar al mundo de la esclavitud.

Fugados los enemigos, Daryl (Norman Reedus) comprobó que Dwight sigue de su lado por una pieza dejada por su nuevo aliados, mientras Jesus (Tom Payne) y Maggie (Lauren Cohan) dieron misericordia a Sasha. Todos coincidieron en que su amiga se había sacrificado por ellos y que ahora le debían ganar esta guerra. En ese marco, el cierre de la séptima temporada de The Walking Dead fue acompañado por un off de Maggie explicando cómo Glenn permitió que llegaran a este punto. Para Maggie, si su fallecido esposo no hubiese salvado a Rick cuando se conocieron, cuando lo sacó del tanque en el que había sido rodeado por decenas de walkers al principio de todo, probablemente ninguno de ellos habría sobrevivido hasta este momento… hasta este momento de levantarse en armas. Y con sus nuevos amigos, sin dudas hay esperanza. Ezekiel (Khary Payton) ha decidido pelear. Carol (Melissa McBride) y Morgan (Lennie James) también. Todos quieren pelear, pero los ‘saviors’ sin dudas van a responder.

[ENLACE. The Walking Dead 7×16: ¿cómo es la muerte de este personaje en el cómic y por qué fue cambiada?]

[ENLACE. Fear the Walking Dead: temporada 3 ya tiene fecha estreno por AMC]

En la última escena de ‘The First Day of the Rest of Your Life’, Negan sugirió que sospecha de Eugene por la muerte de Sasha, pero no tiene tiempo para este tipo de preocupaciones. Tiene un ejército que dirigir… y realmente es un ejército grande.

LA PREVIA: ¿CÓMO LLEGAMOS AL FINAL DE TEMPORADA DE THE WALKING DEAD?

La séptima temporada de The Walking Dead ha sido una temporada irregular. Eso nadie va a negarlo. Pero sigue siendo The Walking Dead y por eso llegamos al final con toda la expectativa del mundo porque alguien va a morir, alguien va a correr, alguien se va a reivindicar, alguien va a llorar, alguien va a gritar, alguien va a perder y a alguien va a triunfar, pero hasta antes de este punto, ¿cómo hemos llegado hasta acá?

La temporada empezó con el mayor trauma que pueden haber experimentado los personajes y los fans de The Walking Dead. Negan saltó a la serie y reventó la cabeza de dos de los sobrevivientes centrales de esta historia. Después de un aterrador ‘eeny, meeny, miny, moe’, el líder de los ‘saviors’ se presentó asesinando a Abraham y Glenn, se llevó a Daryl, humilló y traumó a Rick y finalmente, instaló su régimen de terror. Desde este encuentro, Alexandria fue obligada a entregar la mitad de sus provisiones a sus nuevos ‘jefes’. No había nada que pudiesen hacer. Los ‘saviors’ los superaban en número. Tenían más armas. Estaban mejor preparados. Solo quedaba obedecer y agachar la cabeza. Y Rick comprendió que se había convertido en un esclavo.

En medio de la crisis en Alexandria, una nueva comunidad conocida como el Reino entró en escena como refugio de Carol y Morgan y parecía ser el paraíso, pero pronto fue revelado que los seguidores del rey Ezekiel también vivían bajo el control de los ‘saviors’, al igual que Alexandria y Hilltop.

En el camino surgieron otros dramas, nació la necesidad de encontrar mayores suministros, desapareció Heath, Tara conoció a las sobrevivientes de una comunidad conocida como Oceanside – que escapó de los ‘saviors’ – y los hombres de Negan demostraron en más de una ocasión cuán malos podían ser, sobre todo cuando fueron asesinados Spencer y Olivia. No obstante, estas últimas muertes alentaron a los alexandrinos a decir basta.

La segunda mitad de la séptima temporada de The Walking Dead giró en torno a la preparación de la rebelión de Alexandria. Con Daryl de vuelta, Rick firmó una alianza con una nueva sociedad asentada en una chatarrería. Asimismo, consiguió el apoyo de parte de Hilltop tras ser rechazado por Ezekiel. Y la llegada de Dwight a Alexandria como un potencial aliado quizá es la última pieza que necesita Rick para soñar con la oportunidad de derrocar a Negan. No obstante, el líder de los ‘saviors’ no está completamente vencido.

Negan tiene su propia estrategia y está moviendo sus fichas para detener el alzamiento, con Eugene como aliado y con Sasha como rehén. Y al llegar al final de la séptima temporada de The Walking Dead, la guerra es la única salida.

MIRA EL TRÁILER DEL FINAL DE TEMPORADA

Relacionadas