Síguenos en Facebook



¿Por qué es feriado el 8 de octubre? Cada año en esta fecha se conmemora a Miguel Grau y su heroica hazaña al mando del Monitor Huáscar en el Combate de Angamos. El ‘Caballero de los Mares’, como se le conoce, ha pasado a la historia del Perú por su nobleza y entrega al defender a su patria con su propia vida.

En esta nota detallaremos cómo es que se llevó a cabo este combate y las acciones que tomó la Marina de Guerra del Perú y el contraataque y estrategia de la División Chilena para ganar la batalla y apoderarse del Monitor Huáscar.

1. Fecha e historia del Combate de Angamos

El Combate de Angamos tuvo lugar el 8 de octubre de 1879. La batalla naval ocurrió en Punta Angamos, el cual pertenecía a Bolivia. El Huáscar y La Unión (naves peruanas) viajaban hacia el norte por la costa de Chile, después de haber completado varias operaciones ofensivas en los puertos chilenos.

A lo lejos divisaron varios buques de la armada chilena. Era la primera división de Chile que constaba del Blanco Encalada, Covadonga y Matías Cousiño los cuales se dirigían hacia el sur por la costa del Pacífico, al divisar en el horizonte a El Huáscar y La Unión viajando en la dirección opuesta, procedieron a cerrarles el paso. En respuesta a las operaciones de Almirante Grau, la Armada de Chile había ordenado la captura de los buques peruanos.

Grau, observando el mayor tamaño y superioridad de la flota chilena decidió usar maniobras evasivas para así escapar del enemigo. El Huáscar y La Unión navegaron hacia el norte en un intento de llegar al Perú, pero se encontraron con la 2 ª División naval chilena en las naves Cochrane y O’Higgins a unas 22 millas de distancia. Al darse cuenta que La Unión podía avanzar más rápido que los demás barcos; se le dio la orden de seguir.

En cambio el Huáscar, al no tener otra opción, tuvo que luchar, la nave disparó contra el Cochrane. Los barcos chilenos esperaron hasta tener dentro del rango de tiro al acorazado peruano antes de abrir fuego.

Los buques chilenos eran de última generación, contaban con una tecnología inglesa de punta y sin duda los peruanos no iban a poder contrarrestar este ataque.

Uno de los disparos del Cochrane atravesó el puente del Huáscar matando al Almirante Grau y al primera teniente Diego Ferre. Al suceder esto, el mando fue asumido por Pedro Garezon, pero no podía hacer mucho, ya que el barco estaba en un estado catastrófico con la rueda dañada y sin control. Los oficiales restantes decidieron hundir el barco antes de que el enemigo pudiera apoderarse de él.

Se dio la orden y se abrieron las válvulas de la nave para permitir que el agua entre para así hundir el barco. La armada chilena al darse cuenta de que el buque se ralentizaba en su ritmo, decidió que era una buena oportunidad para capturar El Huáscar.

La Marina Chilena se apoderó del buque y al subir apagaron los múltiples incendios provocados por las explosiones mientras que los peruanos eran tomados como prisioneros. El Monitor Huáscar se luce como museo flotante en el puerto de Talcahuano (Bio Bio – 8va region) y con él, el recuerdo del sacrificio heróico de don Miguel Grau Seminario y su grupo de combatientes que ofrendaron la vida por defender los intereses del Perú.

2. ¿Quiénes pelearon en el Combate de Angamos? ¿Quiénes fueron los héroes del 8 de octubre?

Miguel Grau Seminario

Fue un marino y militar peruano, almirante de la Marina de Guerra del Perú. Durante la guerra del Pacífico, comandó el monitor Huáscar y no permitió que la escuadra chilena ataque nuestro territorio durante cinco meses, sucumbiendo finalmente de manera heroica en el combate naval de Angamos, enfrentando a fuerzas superiores. Es considerado por ello como el héroe máximo de la nación peruana. Su generosidad para con el enemigo en el campo de batalla le valió el apelativo de El Caballero de los Mares.

Elías Aguirre (segundo en tomar el mando)

Antes de Angamos, el chiclayano Aguirre peleó contra los españoles en el combate de Abtao, a bordo de la Unión comandada nada menos que por Miguel Grau. En ese entonces Grau era capitán de corbeta. Aguirre tenía a su cargo las baterías de la corbeta, y su desempeño sobresaliente dirigiendo con eficacia y energía el fuego de su nave hizo que se ganara el ascenso a teniente primero tras el combate. Estuvo también el viaje por el Estrecho de Magallanes trayendo el Manco Cápac y el Atahualpa, y en el trayecto de la travesía se entera de su ascenso a capitán de corbeta. Viajó en la Unión como segundo comandante cuando esta nave fue llevada a reparar en Inglaterra.

La cañonera Chanchamayo encalló a su mando, debido a las condiciones climáticas que tuvo que afrontar en una ocasión, por este hecho es separado de sus funciones militares por dos años. Pero cuando se desató la Guerra con Chile ofreció sus servicios y Grau lo pidió como segundo. Es así que cuando Grau muere asume el mando del Huáscar. Es él quien sabiendo perdida la nave debido a los daños debido a los cañonazos, decide usar el espolón y embestir al Cochrane, pero esta nave logra evitar el contacto. Debido a ello los chilenos contraatacan y otro proyectil acaba con la vida de Aguirre al igual que lo hizo con Grau y su ayudante Ferré.

José Melitón Rodríguez (tercero en tomar el mando)

Limeño, ingresó como guardiamarina en 1869, al colegio militar, posteriormente sirvió en el monitor “Huáscar” y posteriormente a la fragata “Independencia”, entre 1871 y 1873. Fue uno de los que participaron en el pronunciamiento de la Armada peruana en 1872, frente al golpe de estado de Tomás Gutiérrez contra el régimen del presidente José Balta. En junio de 1877, durante el gobierno de Mariano Ignacio Prado, fue ascendido al grado de teniente primero graduado.

Al inicio de la Guerra del Pacífico regresaría a la dotación del “Huáscar”, permaneciendo a bordo durante toda la campaña naval. Concurrió también a los combates de Iquique, Antofagasta hasta que le tocó la hora de la verdad en Angamos. A la muerte de Elías Aguirre asumió el mando siendo teniente primero. Hasta que un impacto de los cañones del Blanco Encalada acabaron con su vida. Tuvo una muerte violenta, el disparo prácticamente lo decapitó.

Pedro Garezón (cuarto en tomar el mando)

Peleó en el Combate de Angamos como teniente primero. Le tocó la triste pero honorable decisión de ordenar el hundimiento del Huáscar con todos los tripulantes que quedaban vivos a bordo. Estuvo en el Apurímac, la Unión, en el vapor Tumbes, en la Independencia, y en el monitor Huáscar sirvió en tres oportunidades. Fue en esta última vez cuando ocurrió el combate de Angamos. Él debió asumir accidentalmente el mando del “Huáscar”. Con la convicción del que se sabe perdido, aunque sin rendirse en absoluto, ordenó el hundimiento del glorioso monitor para evitar ser capturado por el invasor, para lo cual debían parar la marcha y abrir las válvulas. Sin embargo, los chilenos abordaron el buque de todos modos, evitando, revólver en mano, el cumplimiento de la orden.

Garezón correría la misma suerte de muchos de los sobrevivientes del combate. Pasó al “Blanco” como prisionero, luego al transporte “Coquimbo” rumbo a Valparaíso, permaneciendo en la localidad de San Bernardo hasta el 20 de diciembre del 79, cuando fue canjeado por los prisioneros de la “Esmeralda” y el “Rímac”. Llegó hasta el rango de contralmirante.

Diego Ferré

Su destino era estar al lado de Miguel Grau el día en el que todos aquellos hombres a bordo del Huáscar pasarían a la historia. Este joven teniente primero, empezó su vida militar en el Colegio Naval Militar y su examen final fue presidido nada menos que por José Gálvez Egúsquiza, héroe del Combate de 2 de mayo. Ferré siempre fue un joven de buen aprovechamiento académico y fue destinado a posiciones de alta responsabilidad. Estuvo en la corbeta América, peleó allí en el combate de Abtao cuando Perú era aliado de Chile contra los españoles. Fue ascendido por ello a alférez de fragata.

Estuvo también a bordo de los monitores Atahualpa y Manco Cápac y participó en la hazaña que significó el viaje desde Nueva Orleans hasta el Callao, pasando por el Estrecho de Magallanes. Ascendido a teniente segundo pasó a servir en el Tumbes y luego en el Huáscar. Como teniente primero regresó al Manco Cápac, pero su destino sería volver al Huáscar. Una vez ahí, se desató la Guerra del Pacífico, y como ayudante de Grau estuvo a su lado cuando un proyectil explotó en la torre de mando matando al contralmirante e hiriendo de muerte al joven teniente.

Enrique Palacios

Hay una escena en especial de la que hablan algunos historiadores: en un momento los chilenos observaron que el pabellón peruano estaba en la proa (símbolo de derrota) y ordenaron el alto al fuego, pero luego apreciaron que alguien lo volvió a izar, por lo que se reanudaron los ataques. Ese hombre habría sido Enrique Palacios. Era muy joven, apenas egresado de la Escuela Naval peleó en Abtao. Llegó al Huáscar cuando era comandado por el aún capitán de navío Miguel Grau, y ahí se quedaría el resto de la campaña.

Al principio del combate, Palacios ocupa su puesto de oficial telemetrista, sentado sobre la torre de combate, con las piernas colgando hacia fuera; rochón en mano, daba desde allí las distancias a Grau, que ocupaba la torre de mando; Tras la muerte de Grau, Aguirre, que dirige los fuegos, le ordena bajar a ocuparse del cañón de la derecha. En este punto, estando ya la nave al mando de Aguirre, una esquirla de hierro le desarticula la mandíbula inferior, teniendo que sujetársela con un pañuelo.

Sobreponiéndose al dolor de esta herida, se recobra sobre la cubierta del entrepuente a pesar de la fuerte hemorragia que sufre. El combate continúa, la torre de mando destruida, el timón inutilizado, dejando sin gobierno al monitor; Palacios y Gervasio Santillana encuentran en la destrozada torre los cadáveres de Elías Aguirre y José Melitón Rodríguez. Palacios es capturado por los chilenos y luego canjeado por el teniente chileno Luis Uribe y conducido al Callao, pero el marino valeroso no llega a su destino pues fallece en Iquique el 22 de octubre, de tétanos traumáticos, como lo certifica el médico comisionado por nuestro gobierno.

Manuel Melitón Carvajal

Carvajal hizo toda la campaña marítima con el Huáscar, estuvo presente en el bombardeo de Antofagasta, en el combate de Iquique, en la captura del transporte chileno “Rímac”, al que por orden del contralmirante Grau, condujo a Arica y finalmente en el combate de Angamos, el 8 de octubre de 1879.

El corresponsal de guerra del diario “El Mercurio” de Valparaíso, testigo del combate desde una de las naves chilenas, describe la actuación de Carvajal: “después de la muerte del comandante, el Capitán de Fragata Melitón Carvajal, pasó a la torre a comunicar la noticia al Segundo del buque que era el Capitán de Corbeta Elías Aguirre, para que tomase el mando, cuando una granada que penetró fácilmente las cinco pulgadas del blindaje de la torre, mató a algunos hombres y cegó al capitán Carvajal, quien fue sacado sin conocimiento y llevado al cirujano”.

Al finalizar el combate, hecho prisionero fue conducido a Santiago, donde dos meses después era canjeado. Fue ascendido al grado de Capitán de Navío en mayo de 1885.

3. ¿Quién fue Miguel Grau?

Miguel Grau Seminario nació el 27 de julio de 1834 en Piura y por su trayectoria fue conocido como ‘El Caballero de los mares’, además, es considerado como el máximo héroe peruano por sacrificar su vida por la patria. Fue marino mercante desde niño, luego marino militar y posteriormente diputado.

En 1867 se casó con Dolores Cabero y Núñez, con quien tuvo diez hijos, dos de los cuales fallecieron cuando solo eran niños.

Grau, al iniciar la guerra, fue comisionado al monitor Huáscar , que no era el mejor barco de la escuadra peruana, pero tras la pérdida de otras naves tuvo que asumir el liderazgo de la campaña marítima, que duró seis meses.

En el combate de Iquique , que ganó Perú, la corbeta chilena Esmeralda fue hundida y su tripulación rescatada por Grau, quien decidió no ejecutarlos. Este hecho motivó a que sea conocido a través de la historia como ‘ el caballero de los mares ’.

Otro hecho por el cual Grau es conocido es la carta que envió a la viuda de Arturo Prat, capitán del Esmeralda muerto de un balazo en el cráneo en un intento fallido de abordar el Huáscar . Junto con la misiva, que la viuda agradeció, envió las pertenencias del marino, considerado también héroe en su patria.

La muerte le llegó a Grau un ocho de octubre de 1879, en el combate de Angamos, donde las fuerzas peruanas fueron derrotadas.

4. ¿Cómo murió Miguel Grau?

Don Miguel Grau Seminario murió en el Combate de Angamos el 8 de octubre de 1879, cuando un cañonazo del blindado chileno Cochrane cayó sobre la torre de mando del buque “Huáscar” y destrozó su cuerpo.
Sus restos reposan hoy en el cementerio Presbítero Matías Maestro, en Barrios Altos, Lima.

5. ¿Qué pasó con el Monitor Huáscar?

Los chilenos lograron reflotar el monitor y lo pusieron a su servicio durante la guerra. El Huáscar participó en el sitio de Arica donde su comandante, Manuel Thomson, ordenó lucir al Huáscar con una enorme bandera chilena mientras bombardeaba el fuerte peruano. Le salió al frente el también monitor Manco Cápac y logró impactar al Huáscar con varios proyectiles. Uno de ellos mató a Thomson.

Hoy en día el Monitor Huáscar se exhibe en el puerto chileno de Talcahuano como un museo flotante. En una de sus salas se exhiben los retratos de Arturo Prat, Miguel Grau y Carlos Thomson. Juntos. La última aventura del Huáscar fue mantenerse a flote durante el tsunami que afectó las costas chilenas en el 2010.